(Nota: el blog, hasta ahora, estaba inactivo. Para contestar a los correos que me han llegado preguntándome por la especialidad, escribo este post para así contestar a todos a la vez, responder a preguntas en público y facilitar las cosas)

Si has sobrevivido al examen MIR, enhorabuena. Ahora estás en esa etapa en la que se recupera vida social, se duermen 8 horas sin sobresaltos, te planteas grandes hazañas como sacarte el First Certificate o el carnet de conducir (minucias al lado de lo que acabas de superar), te pones al día con todas las series que te recomendaron en su momento tus amigos…y empiezas a realizar el tour de hospitales planteándote qué quieres ser el día de mañana.

¿Quieres ser hematólogo? Aquí te indico algunas razones para enamorarte de esta especialidad:

1. Es una especialidad muy completa, tiene una parte de laboratorio muy desarrollada y otra parte clínica. Es cierto que el 75% o más de la especialidad está orientada a lo oncológico: linfomas, leucemias, mielomas…pero también hay otra parte de anemias, alteraciones de la coagulación, inmunohematología y Banco de Sangre, terapia celular…

2. Si te gusta el microscopio, ésta es tu especialidad. Ver la morfología de los distintos componentes de la sangre al microscopio, diferenciar entre blastos, linfocitos activados, monocitos, ver por fin los dichosos esquistocitos de los que te hablaban cuando te enseñaban lo que era una anemia hemolítica, visualizas aspirados de médula ósea al microscopio identificando los distintos estadíos madurativos de los componentes sanguíneos…

3. Si te gusta el laboratorio, te encantará saber que un hematólogo debe sumergirse en el mundo de las PCR, la FISH, la citogenética, la inmunohematología con sus grupos sanguíneos, anticuerpos regulares e irregulares, las técnicas de dosificación de factores de la coagulación…

4. El hematólogo tiene una gran parte clínica. Es cierto que la mayoría corresponde a la oncohematología, pero como apuntaba más arriba hay vida más allá de las leucemias. La Trombología engancha mucho, lo mismo para estudiar las trombofilias que para dedicarse a los pacientes hemofílicos. Los nuevos anticoagulantes orales le están dando un impulso a esta parte de la especialidad y hay mucho que aprender e investigar sobre ellos. En inmunohematología tenemos mucho que decir. Las talasemias las vemos y tratamos nosotros, así como otras anemias.

5. Es una especialidad con una parte de investigación clínica muy fuerte, muy desarrollada. En este punto aconsejo buscar un hospital en el que se investigue mucho y bien, sobre todo de cara a una posterior tesis doctoral.

6. Es de las pocas especialidades que integran la realización de trasplantes…y sin ser cirujanos. Pensadlo: ¿quién realiza un trasplante de órgano sólido? ¿Quién realiza un trasplante de células hemopoyéticas de sangre periférica o de cordón umbilical? ¿Quién maneja luego los inmunosupresores y la enfermedad injerto contra huésped aguda o crónica?

7. Esta especialidad exige que estés especialmente preparado para afrontar infecciones en inmunodeprimidos, alteraciones de electrolitos, enfermedades venoclusivas hepáticas, microangiopatías trombóticas, que tengas muy claro el manejo de un paciente en situación paliativa, un manejo exquisito de los diferentes analgésicos, que sepas estabilizar un paciente en situación de sepsis o shock séptico…

Elijáis esta especialidad u otra os deseo suerte, que os enamoréis de lo que estáis haciendo y lo disfrutéis. Y recordad: más vale 39 años felices que 40 amargados.

Facebook Twitter Email

estadisticas

Más de 400 entradas. Más de 5.000 comentarios. Desde Octubre de 2007, Mondo Medico ha dado para mucho. Para conocer a gente estupenda, para suicidarse homeopáticamente (¿verdad, Eugenio?), para debatir muchos temas, para aprender mientras escribía todos y cada unos de los artículos que podéis encontrar aquí,  para sumarme a iniciativas que consideraba justas u originales, para meterme en proyectos como Museo de la Ciencia o Naukas.

Escribir en Mondo Medico fue siempre una diversión, una afición, una manera de repasar algunos temas o poner por escrito la respuesta a las preguntas más frecuentes de amigos y familiares. Sin embargo, en los últimos meses el blog ha ido languideciendo. Motivos hay varios: el abandono de las musas, el cansancio acumulado entre guardias, cursos varios y máster, la necesidad de dedicar tiempo a otros proyectos, el aburrimiento, la falta de motivación…de todo un poco.

Cierro el blog, así como la cuenta de Twitter asociada a él y la cuenta de Facebook. Seguiré leyendo mis blogs favoritos y comentando, cotilleando Twitter desde mi cuenta personal. Os doy las gracias a todos los que habéis pasado por aquí, a quienes me habéis escrito algún correo (y pido disculpas por lo tardona y despistada que soy para responder), a quienes me habéis seguido durante estos meses a través del blog o de Twitter. Gracias, muchas gracias. Especialmente a Xaquin, sin cuya paciencia y buen hacer habría cometido muchos más destrozos informáticos de los que cometí en su momento.

Nos vemos en los bares…

Facebook Twitter Email

Llega la primavera (o eso dicen…) y comienza las producciones BBC (Bodas, Bautizos, Comuniones). Hoy, en Mondo Medico, vamos a dar una serie de consejos para llegar a las bodas con decencia y sobrevivir a ellas con más decencia y dignidad aún.

1. Si quieres lucir tu vestido con tu piel morenita…échate cremita.

Cuántas veces habréis oído la frase “este vestido es muy bonito pero para lucirlo bien hay que estar morenita“. Dicho y hecho. A la playa, la piscina o la terraza a coger color. Lo malo es que algunas piensan que si toman el sol en febrero, marzo o abril el sol “no pega mucho” y por tanto no necesitan echarse crema protectora o con echarse crema hidratante es suficiente. Error. Da igual la época del año, si os vais a poner al sol a hacer la fotosíntesis para coger algo de colorcito debéis echaros crema con el factor de protección adecuado a vuestro tipo de piel.  Y no sólo es necesario usar una crema con factor protector adecuado, sino aplicársela cada cierto tiempo tal como indican en el envase.

2. Pies, para qué os quiero.

Tenemos el vestido, el bolso, los pendientes…nos faltan los zapatos. Pensamos que “para presumir hay que sufrir” y nos da igual que el zapato no tenga una buena horma, total, vamos a estar la mayor parte del tiempo sentadas y llevamos unas manoletinas o chanclas de repuesto. Error. Unos zapatos de taconazo que a los cinco minutos nos haga andar como velocirraptores no son una buena inversión. Dolor de pies, de rodillas, de espalda. Ampollas (y seguro que se os olvidan las tiritas y las semiplantillas de gel). Merece la pena invertir algo de dinero en unos zapatos cómodos, bonitos y de colores clásicos que luego van con cualquier tipo de vestido (negros, nude, dorados, plateados…etc). Por favor, cuidad esos pies.

3. Brindemos por los novios.

Es un clásico en las bodas terminar bebiéndose hasta el agua de los floreros. Y precisamente el agua es lo que nos va a salvar de una bonita resaca, que no es más que la deshidratación causada por la ingesta masiva de alcohol. Una copa de agua de vez en cuando no viene mal. Olvidaos de los comprimidos de vitaminas, no os van a ayudar a sobrevivir al resacón matutino. Y olvidaos de los combinados de alcohol y bebida energética; muchos piensan que “bajan o retrasan la borrachera”, cuando más bien por su contenido en excitantes disminuyen la propia percepción de la borrachera que se está cogiendo lentamente.

4. Zampar hasta reventar.

Cuando uno llega a una boda tiene dos opciones: probar lo que ofrecen, charlar con una copa en la mano, etc…o abalanzarse sobre las bandejas como si llevara dos semanas a base de té verde y manzana para poder entrar en el traje. Luego llega el dolor de barriga y “esto lo arreglo con un omeprazol o con un poquito de bicarbonato”. Error. Recordemos varias cosas:

a) el omeprazol es un protector gástrico que disminuye la secreción de ácidos estomacales. Para que funcione correctamente hay que tomarlo en ayunas con un vaso de agua y esperar unos 20 minutos antes de ingerir cualquier cosa.

b) El almagato sódico es un neutralizador de la acidez estomacal. Se toma después de las comidas.

c) El bicarbonato sódico es un neutralizador de la acidez estomacal, al igual que el almagato sódico y se toma tras las comidas. Produce flatulencia.

d) Ninguno de estos productos quita la sensación de empacho ni la distensión estomacal.

Quizás sea mejor prevenir antes que estar pendiente de los protectores estomacales y parches varios…

Disfrutad con moderación. Y vivan los novios.

 

Facebook Twitter Email