Imagen extraída de http://www.bioquellus.com/technology/microbiology/influenza-virus/El virus de la gripe es un virus que contiene ARN y se llama virus Influenza. Existen tres grandes tipo: A, B y C, siendo los dos primeros los que provocan las epidemias de gripe estacional en invierno.

Los virus de la gripe A provocan los brotes más graves y extensos, como ya se vio en 2009 con la pandemia de gripe que nos tuvo a todos con el susto en el cuerpo. Tienen una cubierta protectora a la que se anclan dos proteínas llamadas neuraminidasa (N) y hemaglutinina (H) . La hemaglutinina se encarga de anclarse a las células del organismo infectado y la neuraminidasa rompe la unión de la hemaglutinina a esas células, permitiendo liberar el virus y que infecte nuevas células. Los virus del grupo A se subdividen según el tipo de hemaglutinina y de neuraminidasa que tengan, asignándole un número a cada subtipo de estas dos proteínas. Existen 18 subtipos diferentes de hemaglutinina y 11 subtiposImagen extraída de http://www.bioquellus.com/technology/microbiology/influenza-virus/ de neuraminidasa, que se recombinan entre sí para dar lugar a distintos tipos de gripe A. Actualmente los virus que están circulando en nuestro medio son el virus A(H1N1) y el virus A (H3N2).

Los virus de la gripe B no siguen la misma clasificación que los de la gripe A, sino que se dividen en líneas y cepas a pesar de tener la misma estructura celular. Mutan más lentamente.

El virus de la gripe no permanece inmutable y estático, sino que con el tiempo va cambiando las proteínas de su superficie mediante dos mecanismos:

1. Variación antigénica. Se producen pequeños cambios en los genes del virus a medida que éste se va reproduciendo, cambios que afectan a la codificación de las proteínas hemaglutinina y neuraminidasa, de modo que se fabrican subtipos distintos que se colocan en la cubierta del virus, listas para ayudar al ataque. Los virus nuevos son muy parecidos a los antiguos. Cualquier persona que haya padecido la gripe y creado anticuerpos o que esté vacunada, se defenderá sin problemas del nuevo virus al ser muy parecido al anterior, es lo que se conoce como inmunidad cruzada.

2. Cambio antigénico mayor. Se produce un gran cambio en los genes del virus, de modo que se crea uno completamente diferente, con unas proteínas en las superficies muy distintas a las del virus antiguo. Esto fue lo que ocurrió en 2009. En este caso, el organismo se enfrenta a un virus frente al que no tiene anticuerpos creados por haber pasado la gripe o haber sido vacunado, por lo que enferma.

Con todo lo que he explicado hasta ahora es fácil entender que el virus muta con mayor o menor facilidad, de modo que si llega hasta nosotros, podemos tener la suerte de tener anticuerpos que le hagan frente…o no. Cada año se estudia qué subtipos de virus de la gripe son los que mayormente están circulando, para fabricar unas vacunas que inmunicen frente a los más frecuentes. Por eso quienes tienen indicado vacunarse deben hacerlo anualmente, pero esta estrategia no les asegura al 100% que no vayan a sufrir la gripe.

Facebook Twitter Email

campañanapoleonegiptoAño 1798 después de Cristo. Un joven de 28 años, Napoleón, decide irse a Egipto con más de 50 navíos y 280 barcos de guerra. Lleva a su famoso cirujano Lisfranc, un tío con muy malas pulgas pero que sabía hacer bien su trabajo. Y lleva también sueños de grandeza, más de 150 científicos y ganas de mantener su popularidad tras las campañas anteriores. El 1 de julio desembarca cerca de Alejandría y comienzan las primeras batallas.

Egipto le fascina. Es una tierra exótica de la que ha oído hablar mucho y sobre la que se ha documentado leyendo una obra muy popular, “Viaje a Egipto y Siria” de Constantin Volney, publicada en 1794. Hay hallazgos inesperados…como los egipcios que orinan sangre, por lo que los soldados llaman a este país “la tierra de los hombres menstruantes“.

¿Qué le pasaba a estos hombres para que “menstruaran”? La hematuria (orinar sangre) que padecían era debida a un parásito denominado Schistosoma haematobium, el cual vive en forma de larva en agua dulce (un río, por ejemplo) y se introduce en el organismo humano a través de la piel, causando en el momento enrojecimiento y prurito. Se mueven hacia los capilares sanguíneos y viajan por la sangre hasta llegar a los pulmones y el hígado, donde maduran y se lanzan a viajar de nuevo, esta vez hacia la vejiga, su sitio favorito. Allí se acantonan, expulsando sus huevos para la formación de nuevas larvas, provocando inflamación y  el sangrado urinario que puede ser microscópico e imperceptible o más llamativo, “orinando sangre”. En las zonas donde este parásito es endémico, como en África, Oriente Medio , América Latina y Asia, algunas personas lo llegan a considerar un fenómeno fisiológico, sin darle mayor importancia.

La campaña de Napoleón en Egipto acabó mal, muy mal. Conquistó Alejandría sin esfuerzo, se llevó por delante al ejército mameluco en la  Batalla de las Pirámides y entró triunfalmente en El Cairo. Pero después los planes se torcieron. Británicos y turcos les hicieron frente casi sin despeinarse, al tiempo que los rusos habían entrado en Italia y Francia estaba a punto de ser invadida. Pero esto ya es otra historia…

 

Facebook Twitter Email