Antihistamínico mío

que estás en mi minibotiquín

que evitas con esmero

que coja como rascador un puercoespín,

loado sea tu poder

para evitar grandes estornudos

y que aparezcan en tiernos infantes ronchones

que a los padres den sustos.

No permitas que el mastocito se salga con la suya

ni la histamina me deje hecha un cromo,

líbrame de rascarme como un mono

y de estornudar de forma bruta.

¡Atchís!

Mientras se cuece a fuego lento un artículo sobre las células madres, la primavera nos ataca. Esther Samper habla aquí de la belleza de los hideputas distintos pólenes que se pasean por la calle. Yo sigo con el bolso petado de pañuelos, las gafas de sol y mis pastillitas…

Facebook Twitter Email

15 opinaron sobre “Oración al antihistamínico

    • Sí, es una de las hipótesis…yo siempre he jugado en el suelo y he vuelto a casa con el dobladillo del vestido lleno de tierra y los calcetines comíos de albero :D

  1. Sophie, ¿no te he dicho nunca que eres genial? Pedazo de oración te has marcado…

  2. Jajajajaja, ahora que has pasado el MIR te veo con la bata blanca, las gafas de pasta, el pañuelo medio salido en el bolsillo y un tanto cabizbaja maldiciendo a esos abominables seres que son las flores!

    • Más bien imagíname derrengada, tirada en un sofá bajo los efectos de un antihistamínico potente de los que dan sueñecito :P

    • Ains :oops: que me pongo colorá, gracias muchacho, que Dior y Chanel te lo paguen librándote del ataque de los pólenes estornudíferos, atchís

Los comentarios están cerrados.