Nota: entrada programada. Feliz puente a quien haya podido cogerlo.

1. “Nena, no corras con la boca abierta con el frío que hace, que así coges esos catarros”.

Abuela, cómo quieres que cierre la boca, si voy sin resuello corriendo para coger el bus. Además, no es el frío lo que nos hace coger catarros, sino los gérmenes. Y no entran sólo por la boca, sino por la nariz, los oídos, los ojos…cualquier punto de nuestras mucosas es el ideal para que virus y bacterias se adhieran como si no tuvieran otra cosa que hacer en su vida.

2. “Chiquilla, abrígate bien que el frío te baja las defensas y te pones mala”.

Mujer, el frío por sí solo no baja las defensas ni ayuda a que te pongas mal. Mira, al frío se le ha echado las culpas de los resfriados durante mucho tiempo, sin tener en cuenta que no es por sí mismo por lo que acatarra a todos, sino por otros motivos tal como cuentan en Enchufa2:

- Ayuda a que la gente esté más tiempo juntita en espacios cerrados, lo que facilita el contacto de persona a persona de esos dichosos gérmenes

- Consigue que el organismo agolpe toda la sangre posible en zonas centrales e importantes como las vísceras y el cerebro, disminuyendo la irrigación sanguínea de zonas periféricas como nariz, dedos y orejas; al haber menos sangre correteando por ahí hay menos glóbulos blancos que estén atentos a la entrada de cualquier germen por esos sitios.

- Al bajar la temperatura, los lípidos que se encuentran en la “cáscara” de los virus forman un gel que les protege durante más tiempo, con lo que aumenta su supervivencia y posibilidad de contagiarnos.

3.” Tómate ya el zumo de naranja, que es bueno para el resfriado. Tómatelo ya, que se le van las vitaminas.”

El famoso mito de la vitamina C. Y todo porque un premio Nobel, Linus Pauling, le dio por la medicina ortomolecular y por defender que las vitaminas servían para curar todo, eran casi mágicas. Desde los años 50 hasta la actualidad no se ha conseguido demostrar lo que tanto defendió, que la vitamina C previene y cura resfriados.

¿Que al zumo se le van las vitaminas? Si lo expones a la luz solar aceleras su oxidación, sí, al igual que si tienes el zumo en una zona con mucho calor…pero abuela, las vitaminas no se van en 10 minutos, tardan un poco más, así que ten paciencia, no me quiero engollipar con el zumito de marras.

4. “Pero mira los mocos que tienes. Espero que te estés tomando ya el flumí”.

El famoso “flumí” (acetilcisteina). Un mucolítico. Todas las abuelas hacéis lo mismo, pensáis que el resfriado y la congestión nasal se cura con un medicamento que sea mucolítico.

Tal como cuenta Emilienko,estos fármacos, los mucolíticos, hasta el momento han demostrado utilidad en:

  • Disminuir las secreciones en pacientes con fibrosis quística (y sólo en ellos), cuando pertenecen al grupo de inhibidores de la dornasa alfa.
  • Disminuir la estancia hospitalaria de pacientes con bronquitis crónica descompensada en 0,8 días (pero no disminuir el número de descompensaciones anual ni la intensidad de la descompensación y para conseguirlo habría que tomar los mucolíticos diariamente durante los periodos de compensación).
  • Actuar como protectores hepáticos en la intoxicación por paracetamol (la N-acetilcisteína).

Para los mocos comunes de la nariz, hasta el momento, la Medicina Basada en la Evidencia dice que parece que no sirven lo más mínimo y que hay que tener cuidado con sus efectos secundarios. En estos casos, lo aconsejable es hidratación abundante, esto es, beber dos litros de agua al día y mantener un ambiente húmedo. En todo caso, el famoso “flumí” sirve como placebo estupendo, se le insiste a quien sea que tiene que tomarlo en sobrecitos “porque es más efectivo” y que tiene que tomarlo con un gran vaso de agua “para que actúe bien” y listo.

Facebook Twitter Email

18 opinaron sobre “Desmontando mitos de la abuela

  1. Sobre el punto cuatro y lo de tomar liquidos ¡despues decis que la homeopatia no sirve para nada!

    Feliz puente

  2. Esto tendrías que ir a decírselo a la Drama Mamá en su blog, ¡en la última entrada cuela todos los mitos! :_D Lo de las vitaminas creo que todos hemos intentado explicárselo a nuestras dramadres y dramabuelas, que es exprimir el zumo y metértenoslo por el gaznate, no se le vayan a ir las vitaminas. El consejo del “flumí” solamente lo he sufrido por parte de maris extrañas, en mi casa aprendieron a golpe de experiencia que mis mocos y mi tos no se van por nada del mundo.
    ¡Feliz puente!

  3. Morti, precisamente me inspiré en el último post de “Cómo no ser una drama-mamá”, la pechá de reir que me pego con cada post es tremenda :D

  4. Ramses, que poco sentido del humor tiene la gente cuando aparece la palabra “homeopatia”.

    Pues fijate que yo preferiria que la gente se curara los constipados invernales a base de homeopatia que a base de antibioticos. Si, es verdad, lo mejor seria que todo el mundo fuera medico y se hiciera a la idea de que hay que pasarlo y que en ese caso los antibioticos no solo no sirven de mucho si no que encima se puede endurecer a otro bicho que haya por ahi, pero es que no todo el mundo es medico.

  5. Pingback: Fugaces 26/12/11 - Esceptica

  6. yop, los antibioticos no curan constipados invernales, los constipados no tienen remedio. Se pasan solos.
    Solo existen medicamentos para aliviar sintomas.
    Los antibioticos se usan en microbios no en virus.
    Lo de la homeopatia es ota cosa, no es mas que un placebo sin valor medico.

    Saludos.

  7. Sinceramente me parece penoso que en un blog sobre salud se hable de figuras como mama-drama y abuela-drama, siendo la mujer la principal figura en torno a la salud dentro de la familia. Como doctora en medicina debes ser consciente de esa circunstancia: la mujer es el principal agente de salud a nivel familiar. Solo la doctora, enfermera o cualquier otra profesional sanitaria posee autoridad para manifestarse en contra de la palabra de una madre o abuela, la cual vela por lo mejor para sus hijos o nietos.
    Por otra parte, no entiendo que como medica y como mujer, permitas opinar a hombres en tu blog acerca de temas de salud: la salud es un terreno eminentemente femenino, nosotras somos las que damos la vida y decidimos, opinamos, compartimos, nos manifestamos y hacemos oir nuestas voces, en la diversidad, acerca de temas de salud. No podemos dejar que ellos nos pisen los derechos, tan duramente conquistados, para poder decidir juntas sobre la salud de la familia y la salud extendida a la comunidad desde nuestra condicion de madres, abuelas, cuidadoras, hijas, administradoras, dispensadoras de salud y, sobre todo MUJERES, sin tener que soportar la intromisión masculina que, una vez mas, pretende silenciarnos e invisibilizarnos en un terreno que es NUESTRO, de todas las mujeres del mundo conscientes y orgullosas de serlo.
    Un saludo

  8. Flor, de sentido del humor no parece que vayas sobrada…y sí, dejo opinar a todo el mundo siempre que no se falte el respeto ;)

  9. La salud es un terreno de la mujer y entre mujeres se discute. No creo que como doctora te guste ver a los hombres en facultades de medicina o enfermeria, como tampoco metiendose en terrenos que son nuestros.

  10. Flor, como mujer me avergüenza que tú, otra mujer, tengas una visión tan limitada acerca de las funciones que nos corresponden en la sociedad. Podemos asumir el rol de cuidadoras en nuestra familia (o no), igual que los hombres también pueden asumir ese rol (o no). Pero ni ese rol de cuidadoras es exclusivo de las mujeres ni es deseable que así fuera, porque imposibilita a los hombres desarrollar sus responsabilidades familiares y ata a las mujeres a tareas que puede ser que no les gusten. No nos cerremos a roles estúpidos más propios del siglo XIX que del XXI y permitamos evolucionar a la sociedad.
    Personalmente estoy deseando ver a las mujeres en áreas menos “familiares” del conocimiento científico como la física teórica, las matemáticas o la ingeniería y ver a más hombres ejerciendo de geriatras, enfermeros o matrones. Ellos también saben cuidar con ternura a quien lo necesita. Dejémosles hacerlo.

  11. Vaya, Flor, me ha dolido. Me ha dolido mucho. Siempre me han gustado las ciencias de la salud, y sólo mi mala maña en los estudios me ha impedido estudiar medicina. He intentado cuidar de mi hijo tan bien como he sabido, sin prejuicios, sin supercherías, y he tratado de consultar sus problemas con profesionales a los que respeto.

    Qué lástima, perder el derecho y el placer de cuidar de mi familia por tener pene…

  12. No se trata de quien ejerza fisicamente las tareas, si no de quien son las decisiones de salud.Esta claro que los hombres también deben compartir las tareas domesticas y de cuidado de la familia. Otra cosa es que puedan decidir sobre salud o que sea moralmente aceptable que desempeñen profesiones sanitarias, las cuales deberian ser eminentemente femeninas.

  13. Jirosecundus, no digo que no puedas relalizar tareas del cuidado de tu hijo. Es mas, debes hacerlas. Pero cuando se trata de decidir sobre salud, supongo que debe tener una madre que le dio la vida. Y cuando se trata de una labor profesional, esta deberia realizarla una profesional sanitaria, no un hombre.

  14. Como justificar en cuatro párrafos toda la injusticia y estupidez que mantiene vivo el machismo… impresionante Flor, porque tú lo vales.

    Por aquí las madres van tomando el relevo a las abuelas y los mitos se mantienen tal cual.

  15. Flor, a lo mejor mi opinión sobre salud está basada en los estudios que tengo en la facultad en medicina, te juro por mis niños que lo que me cuelga entre las piernas no tiene que ver nada de nada.

    Y serán muchísimo mejor que las tuyas si estás están basadas en mitos y tontás pasadas de generación en generación y sin ninguna basa whatsoever.

Los comentarios están cerrados.