Repasando el blog de Jokin Gonzalez (que recomiendo muchísimo, puesto que comenta cosas muy curiosas y cotidianas de la Medicina de Familia), me encontré con un artículo que en su momento me encantó: Apuntes sobre la fiebre.

Muchos padres acuden a consulta angustiados porque notan que su niño “tiene fiebrecilla”, ” le he notado como lacio (flojo o decaído), le he tocado la frente y le arde”, “a mi niño no se le baja la fiebre, qué hago”. Cuando se examina al niño, se comprueba que no tienen a veces del todo claro qué es la fiebre, por qué se produce, cómo se debe medir y cómo se debe bajar. Aquí en este artículo, Jokina apunta una serie de conceptos que tal vez puedan ayudar ( y yo añado algunas cositas, quien quiera consultar el artículo original puede mirar en el enlace de arriba).

* Se considera temperatura normal del cuerpo hasta 37,5ºC tomada en la axila.
De 37,5ºC a 38ºC llamamos febrícula.
A partir de 38ºC, fiebre.

* La temperatura tomada rectalmente (como se suele tomar a los niños muy pequeños) es medio grado superior a la axilar (normal hasta 38ºC, fiebre a partir de 38,5ºC)

* Para afirmar que hay fiebre hay que termometrarla. Poner la mano en la frente no es valido ya que depende de la propia sensación térmica del observador que puede variar por haber estado cerca de un radiador, haber realizado ejercicio físico, venir de la calle donde sopla el aire o un sinfín más de factores. Medir la fiebre con la mano es un método completamente subjetivo que no aporta nada.

* La fiebre no es una enfermedad en sí misma, sino un signo que acompaña numerosos procesos diferentes. Es el indicador de que algo va mal, pero nada más. En contra de lo que se cree, tener fiebre no significa forzosamente que se tenga una infección, hay otras enfermedades que pueden cursar con fiebre.

* La fiebre es beneficiosa, ya que es un mecanismo de defensa del propio cuerpo. Los niños, con un sistema inmune menos desarrollado necesitan subir la temperatura para atacar a los microorganismos invasores. Conforme nuestro sistema inmune va madurando dependemos menos de ese método de defensa por ser menos eficiente que los leucocitos ( glóbulos blancos) y anticuerpos. Deja de serlo cuando es excesiva y causa más daños que perjuicios ( cuando se llega a la convulsión febril, por ejemplo, por aumento brusco y excesivo de la fiebre)

* La práctica totalidad de niños que sufren algún episodio de convulsión febril (que dependen más de la rapidez con que sube la fiebre que de la temperatura alcanzada) dejan de presentarlo a partir de la adolescencia, cuando el sistema nervioso ha madurado por completo. No implican epilepsia ni daño cerebral por sí mismo, ni siquiera causa daño cerebral. Remiten por sí solas o al bajar la temperatura con las medidas habituales.

* En mi experiencia funciona mejor ajustar la dosis cada cinco o seis horas de uno solo de los medicamentos (I 6h I 6h I 6h I 6h ) que alternar dosis de paracetamol e ibuprofeno cada cuatro horas (P 4h I 4h P 4h I 4h P 4h I 4h ). Aunque las evidencias parecen apuntar a que es mejor la segunda pauta, los estudios que he encontrado comparan con ibuprofeno cada 8h. Cualquiera que tenga niños a su cargo sabe que nunca dura el efecto las ocho horas completas…

* Más útil que los paños fríos en la frente es bañar por entero al paciente en agua templada (más superficie por la que disipar el calor), esperando a que el agua se enfríe poco a poco o añadiendo un poco de agua fría a intervalos muy espaciados. En ningún caso deben intentarse el baño en agua con hielo o las friegas con alcohol. Al bajar muy rápido la temperatura pueden inducir escalofríos y tiritona con efecto rebote y aumento de la temperatura, además del efecto pernicioso del alcohol absorbido a través de la piel. Esta medida, la de bañar a un niño en agua templada, se debe hacer en casos extremos ( fiebre que no disminuye con la medicación, que aumenta rápidamente, etc).

¿Hay alguna otra cosa que os gustaría saber de la fiebre? ;)

Agradezco a Jokin que me haya prestado su artículo para publicarlo aquí.

* Bibliografía más o menos interesante:

1. Crocetti M, Moghbeli N, Serwint J. Fever phobia revisited: have parental misconceptions about fever changed in 20 years? Pediatrics. 2001 Jun;107(6):1241-6.
2. Goldman RD, Ko K, Linett LJ, Scolnik D. Antipyretic efficacy and safety of ibuprofen and acetaminophen in children. Ann Pharmacother. 2004 Jan;38(1):146-50.
3. Ayling J. Handle with care. Emerg Med Serv. 2004 Jul;33(7):34.
4. Sarrell EM, Wielunsky E, Cohen HA. Antipyretic treatment in young children with fever: acetaminophen, ibuprofen, or both alternating in a randomized, double-blind study. Arch Pediatr Adolesc Med. 2006 Feb;160(2):197-202.
5. Nabulsi MM, Tamim H, Mahfoud Z, Itani M, Sabra R, Chamseddine F, Mikati M. Alternating ibuprofen and acetaminophen in the treatment of febrile children: a pilot study. BMC Med. 2006 Mar 4;4:4.

Facebook Twitter Email

9 opinaron sobre “Médico Sésamo: algunas cositas sobre la fiebre

  1. Y yo te agradezco la difusión… y haber buscado una foto simpática :D
    Pobre cara de enfermito que tiene el chaval…

  2. Uhm… que casualidad! La muñeca está con fiebre! Y nunca había tenido, ¿Puede ser por qué le estén saliendo los dientes de abajo??? Siempre he oido que algunos bebes les da fiebre con la salida de los dientes, en caso afirmativo, ¿por qué el cuerpo reacciona así? Uhm… quizá sean preguntas chorras, pero es que tengo curiosidad XD

    Un besito!!!!!!!!

  3. Muy esclarecedor tu escrito, Sophie.
    Me explica la razón por la que llevo miles de años sin tener fiebre. Y, por cierto, lo echo de menos. Recuerdo con cariño aquel duerme vela en el que estaba cuando tenía fiebre. Era una sensación grata en la que el factor tiempo desaparecía.
    Ah. Me ha gustado la pregunta de Alba. Es muy curiosa.
    Un saludete.

    Luis

  4. Gran articulo, Sophie.
    En las guardias se escuchan muchas burradas tanto sobre las pautas de dosificacion como con la combinacion de antipireticos, me encantaria que este articulo tuviera gran difusion en el colectivo de padres y madres.
    Tambien comentarte que lei hace poco un estudio sobre el aumento de la dosificación de ibuprofeno hasta practicamente el doble de la habitual con mejores resultados que la combinacion de ibu y paracetamol. Si lo encuentro te lo mando.

    Saludos, Boti

  5. Jokin, de nada :P

    Alba, es un dicho popular, que con la salida de dientes suele haber fiebre, pero no es cierto, tan sólo casualidad, los dientes tardan en salir por completo una temporada y en ese intervalo los bebés pueden sufrir fiebre por los motivos más variados :)

    Luis, sobre todo el amodorramiento y el rebujarse en la cama :) con el libro en las manos, aburridos por no poder salir.

    Héctor, lo de Médico Sésamo es una categoría que inicié hace tiempo para cosillas básicas que me suelen preguntar, así que ya sabes, pregunta lo que quieras :)

    Jose Luis, la verdad es que sí, sobre todo porque le hacen más caso al saber popular y las abuelas que a los médicos :)

    Rafael, aún así me fío más de un buen termómetro que del dorso de la mano :)

    Boti, muchas gracias, en las prácticas he oído cosas que me han puesto los pelos de punta. Tengo curiosidad por ese artículo, en cuanto puedas me lo mandas :)

  6. Muy buenas, Sophie:

    Me tomo la confianza de añadir mi pequeño granito de arena :D Muchas veces, la gente asocia la fiebre con el sudor, por el razonamiento de que, si en verano sudamos más cuanto más calor hace, también sudaremos más cuanto mayor sea nuestra temperatura corporal.

    Pues bien, eso no es completamente cierto. El sudor es el mecanismo orgánico para bajar la temperatura, y se pone en marcha cuando nuestro “termostato” se ajusta de una temperatura más alta a otra más baja. En otras palabras: sudamos cuando nos baja la fiebre, lo que se llama fase de lisis (corrígeme, Sophie, si me equivoco).

    ¿Y qué pasa cuando nos sube la temperatura? Pues lo contrario. Veamos: en ese caso, el organismo está a una temperatura, y el “termostato” sube a una superior. Tenemos que calentar la casa. ¿Cómo? Tiritando. La actividad muscular genera calor, y con ello conseguimos que la temperatura corporal aumente: fase de crisis.

    Y, entre crisis y lisis, entre tiritona y sudada, está la fase de estado: cuando el paciente se puede encontrar perfectamente… a pesar de tener 39,5ºC de fiebre.

    Y yo ya me callo: perdón por el ladrillo :oops:

Los comentarios están cerrados.