Nota: artículo simplificado al máximo para ser entendido. Que me disculpen las collejas mis compañeros sanitarios :)

Me entero por Teleobjetivo de que hoy se conmemora la invención de los rayos X, hace ya la friolera de 115 años. Al leer este artículo (lo recomiendo bastante) me vienen a la mente todas las veces que un paciente me ha dicho “mire, yo quiero hacerme una radiografía” a pesar de dársele argumentos para no someterse a esa radiación.

Comentan mis compañeros más “maduritos” en la Sanidad que a veces parece que las radiografías son terapéuticas. No es raro encontrarse en una guardia de puerta de Urgencia al típico paciente que viene enfadado del Centro de Salud porque le han diagnosticado una infección respiratoria auscultando y preguntando por los síntomas y el color de los mocos, sin hacer una radiografía. Piensan que donde realmente se descarta que haya una neumonía es en el hospital con una placa de tórax, “que la pulmonía es una cosa seria y a ver si el antibiótico que me han recetado no es suficiente y me pongo más malo“.

En Medicina seguimos un principio: primum non nocere. Ante todo, no hacer daño. Hacemos balance de riesgos y beneficios y sólo nos inclinamos por algo si los beneficios son claros frente a los riesgos. Por ello hay que ser prudentes a la hora de solicitar una radiografía o una TAC, ¿cuántas radiografías lleva hechas este señor? ¿Se le ha hecho una TAC en el último año? No pasa nada porque se hagan 3 radiografías de pecho en un año, por ejemplo, pero empieza a ser preocupante ver que en los últimos dos meses se le han realizado 5 placas de abdomen…

¿Y qué riesgos hay a la hora de someterse a una prueba con rayos X? Los podemos dividir en dos tipos de riesgos, los determinados (también llamados determinísticos) y los indeterminados (también conocidos como estocásticos). Los primeros, sabemos con total seguridad que se dan a partir de una cierta cantidad de dosis acumulada en el cuerpo en un determinado tiempo y que aparecen siempre, asociándose a muerte celular, siendo su gravedad mayor conforme se aumenta la dosis. Sabemos, por ejemplo, que se pueden dar cataratas o eritema en una determinada zona. Los segundos pueden o no darse y lo hacen a dosis menores de radiación que los efectos determinísticos, su aparición es aleatoria y se asocian a mutaciones celulares, por ejemplo la leucemia u otros tipos de cáncer. A mayor cantidad de radiación, mayor probabilidad de que se den esos efectos indeterminados, pero no aumenta su gravedad.No quiero que nadie se asuste ni agobie leyendo este párrafo, así que puntualicemos: para llegar a esto hay que abusar, abusar bastante y eso es lo que queremos evitar, el exceso, el pasarse de la raya.

Con todo esto, a los médicos se nos suelen dar cursillos para concienciarnos acerca de la importancia de pedir las pruebas radiológicas justas y necesarias y se nos hace ver a partir de qué dosis de radiación recibida en un cierto tiempo tiene el paciente riesgo de sufrir esos efectos indeseados. Además, se nos dan datos impactantes, como que una TAC abdominal equivale a unas 400-500 radiografías y muchas veces la información buscada en esa prueba de imagen podría ser conseguida por otros métodos, por ejemplo una ecografía que no requiere radiación (en la ecografía se usan ultrasonidos).

Os dejo esta calculadora bastante curiosa que nos indica la cantidad de radiación recibida en cada prueba y el riesgo adicional de cáncer:

Con todo lo que he comentado, espero haberos convencido para no poner mala cara cuando el “batablanca” de turno os diga “no es necesaria esta prueba radiológica para saber qué es lo que usted padece” o “mire, no compensa someterle a radiación para buscar una información que podemos obtener por otros medios“.

Fuente: 6 años gastando culo y codos para obtener un papelito en el que pusiera que era licenciada en Medicina. Otros usan como fuente su intelecto superior xD

 

18 opinaron sobre “Rayos X

  1. Siempre recuerdo el mismo chiste cuando pasan cosas así, te lo cuento un poco abreviado para que se lo sueltes a los pacientes coñazo si te apetece:

    Jesucristo decide hacerle un favor a un gran médico, mejor persona y cristiano devoto y se persona en urgencias a ayudarle con la guardia. En estas que llega un atropellado, “ay ay ay que me muero” y tal, el tipo hecho mixtos. Jesús se acerca, le impone las manos y lo sana milagrosamente. Cuando el accidentado sale de urgencias la parienta le pregunta cómo ha ido y si está mejor. “Una mierda, ¿te puedes creer que el hijoputa del médico no me ha hecho ni una radiografía?”

    • Jajajaja, ese chiste me lo contó mi padre un día que estaba yo indignada porque un paciente me había puesto de vuelta y media por no solicitar una radiografía. Es genial :)

  2. ¿Sabes que llevo todo el día preguntandome a santo de qué tenía Google los huesecitos de marras? Ignorante que es una, chica. Gracias por sacarme de duas y por tu post (tan interesante como siempre)

    • Yo tampoco tenía ni idea, ya conoces mi legendario empanamiento, ains :oops: Como ex-adjunta de Urgencias habrás vivido esto infinidad de veces ;)

  3. Sophie! como va? una pregunta.. que es un TAC? y entonces, a cuantas radiografias nos podemos someter en algún determinado tiempo x?
    Gracias por pasarte y dejar tu opinión, ando necesitando!

    • Un TAC es “tomografía axial computerizada” y se trata de una técnica radiológica especial que se ha popularizado bastante en los últimos años por la calidad de las imágenes y que permite obtener bastante información del interior del paciente.
      En la TAC se combina un aparato de rayos X y un ordenador. Te tumban en una camilla que se desliza, haciéndote pasar por un aro. En el interior del aro hay un “disparador” de rayos X que va dando vueltas a lo largo de todo ese aro, haciéndote multitud de radiografías desde diversos ángulos. Esa información visual se manda al ordenador, que la coge y la ensambla, formando unas nuevas imágenes que son como si cogiéramos a una persona, la cortáramos en lonchitas e hiciéramos radiografías de alta calidad de cada lonchita.
      Espero habértelo aclarado :)

  4. Sabía que tenía cierto peligro hacerse radiografías por la radiación (y por todos los carteles que hay a la entrada de donde lo hacen) pero no tantas como mencionas.
    Quizá para esa gente hipocondriaca que necesita que se haga una radiografía para ver que está bien habría que indicarle los posibles riesgos de tantas radiografías. Ya verás cómo se les quitaba las ganas de tantas. Pero bueno, como hay gente para todo a lo mejor es peor decirles eso porque entonces van a pensar que tienen otras enfermedades distintas y más graves.

    • Gracias :) Apoteósico fue convencer a un paciente en mi última guardia para no hacerse una TAC por una migraña de libro, “que yo quiero saber que no tengo ná malo”

  5. No siempre una ecografía nos da toda la información que se necesita y por ello hay que recurrir, en ocasiones, a otras exploraciones complementarias como la resonancia magnética.
    Aunque si el médico supiera interpretar una simple radiografía nos ahorraríamos muchos exámenes.
    Aprovechando el post os cuento una experiencia.
    Una mujer joven decide dar una vuelta al mundo y en su primera etapa aterriza en Sidney. Mientras se ducha en el hotel después de tan largo viaje, resbala y se cae en la bañera haciéndose daño en el hombro. Se viste y acude a un hospital tras hablar con su compañía se seguros. Allí le preguntan que le ha pasado y ello lo cuenta, la examinan y le recetan un analgésico comentándole que se le pasará. A nuestra protagonista le duele el hombro, pero el médico ya le ha dicho que no es nada así que vuelve al hotel.
    Una semana después llega a Vancouver y sigue con dolor por lo que acude a otro centro sanitario, la exploran, le dicen que el duele del golpe y le vuelven a recetar analgésicos. La pobre vuelve con su hombro magullado al hotel y tras otra semana emprende vuelo hacia New York adonde llega más dolorida si cabe. Vuelta a un centro hospitalario, analgesia y hotel por este orden. La historia se repite.
    Dos meses más tarde llega a su ambulatorio donde a su médico de cabecera le explica su peripecia y éste, a pesar de que ya le duele poco, le solicita una ecografía tras examinarla someramente. Y aquí intervengo yo, radiólogo de ambulatorio, preguntándole mientras le hago la ecografía en la que observo que tiene una fractura del troquiter y una tenosinovitis del tendón largo del biceps con abundante líquido en la vaina de este tendón.
    Es cierto que los RX irradian a las personas, pero no es menos cierto que la estulticia de algunos médicos es más peligrosa que la irradiación. Si a esta paciente le hubieran solicitado una radiografía tras la caída en Sidney, la hubieran diagnosticado y puesto tratamiento mejorando un cuadro de dolor que le duró todo el viaje y dos meses más hasta que acudió a su médico de cabecera que tampoco le solicitó una radiografía.
    Tras el hallazgo ecográfico le practiqué una radiografía que confirmó el diagnóstico.
    Perdonad el ladrillo pero con esto quiero decir dos cosas, en todas partes cuecen habas y cuando la radiografía está indicada hay que solicitarla, irradie o no.
    Cuando era joven y hacía radiografías de tórax a los niños, muchos padres preguntaban por el peligro de la radiación a los que siempre contestaba que era más peligroso fumar delante de ellos, ningún padre puso objeción a ese comentario pues todos fumaban y mucho delante de sus hijos.
    Salud.

    • No rechazo la radiografía de entrada ni porque sí, ni me empecino en “radiografías no”, sino critico el abuso de esta prueba complementaria. Si veo clara la indicación la pido, si no, prefiero esperar o recurrir a otra prueba. Ejemplo: ¿me ayuda una radiografía en un cólico nefrítico? En caso de estar causado por un cálculo, no todos los cálculos son radioopacos, prefiero colocar analgesia, hidratación, pedir una ecografía, bioquímica, hemograma y orina, quiero ver si hay infección, inflamación, si ese riñón y el resto del aparato urinario están tocados y cómo. ¿Conviene realizar una radiografía en un dolor abdominal severo en un paciente anciano? Sí, conviene, me ayuda porque si aparece una dilatación de asas intestinales y en la analítica me salen una PCR y una LDH elevadas, por ejemplo, sé a qué atenerme. Tu caso también es claro, una radiografía habría ayudado a dar en el clavo y poner el tratamiento correcto :)

      • Estamos de acuerdo Sophie. Hay que hacerlas cuando están indicadas, ni más ni menos.
        Salud.

  6. Qué buenas anécdotas! internamente es tan diferente que como pacientes… Yo quería preguntaros sobre la investigación con células madre. Recientemente he conocido esta empresa a través de Facebook http://on.fb.me/Sevibe y quería pediros vuestro consejo como profesionales.. Vale la pena??
    Muchas gracias y enhorabuena por el blog

    • Se ha puesto de moda conservar el cordón umbilical y cobrar un buen dinero por eso. Me llama la atención que se conserven el cordón y los dientes de leche, no sabía que se guardaran con algún fin terapéutico (ironía)
      Ana,yo por principio desconfío de quienes hacen tantas promesas y lo pintan todo tan bonito. Con leer ” actualmente las células madres del cordón umbilical están consideradas como tratamiento estándar para más de 70 enfermedades relacionadas con el sistema hematológico e inmune” he tenido suficiente, eso es una mentira como una catedral de grande porque no existe actualmente, que yo sepa, ningún tratamiento estándar basado en células madres para ninguna enfermedad, todavía se están estudiando sus aplicaciones, no es algo desarrollado.

Los comentarios están cerrados.