En el artículo anterior describía qué era un medicamento de marca y qué un genérico. Hoy voy a explicar conceptos que pueden parecer complicados como la biodisponibilidad, la bioequivalencia, antes de meterme a hablar del famoso “20%”.

Al sacar un nuevo fármaco nos interesan varias cosas, pero las más importantes son saber qué cantidad es necesario administrar para tener efecto, qué cantidad se puede administrar para tener efecto y que la toxicidad sea mínima o nula, si ese fármaco llega al sitio que queremos que llegue y lo hace de la manera que queremos…

La biodisponibilidad de un medicamento es, grosso modo,la cantidad de medicamento que llega inalterado a la sangre en un tiempo determinado desde que lo ingerimos, nos lo pinchan o lo que sea y, por tanto, está disponible para llegar a los tejidos del organismo que nos interesan y ejercer su función. Es útil porque nos indica cuándo comienza a hacer efecto, cuánto dura y cuál es su intensidad. Hay una parte del medicamento que se puede unir a ciertas proteínas, por ejemplo, por lo cual no “trabaja”, de manera que no hay medicamento del que se aproveche el 100%. Esto lo conocemos los sanitarios, químicos y farmacéuticos y sabemos que la biodisponibilidad depende, entre otras cosas, de cómo administremos ese fármaco (inyección, jarabe, pastilla) y de la existencia o no de factores que puedan alterar la absorción del fármaco.

Con lo que cuento en el anterior párrafo, se puede entender que no es lo mismo dar un fármaco en pastillas que en inyección y que, por tanto, no se puede poner los mismos excipientes en uno que en otro, ¿quién va a machacar una pastilla, mezclarla con suero e inyectársela en vena? Nadie. Se coge ese fármaco y se “adapta” para poder ser inyectable, se coge esa sustancia que ejerce efecto y se le ponen unos excipientes adecuados a la vía de administración. Y aquí es cuando surge el otro concepto interesante: la bioequivalencia.

Un laboratorio X saca al mercado un medicamento que es la pera limonera para una determinada enfermedad. Lo saca en inyección. Con el tiempo, ese laboratorio piensa en que para una administración más cómoda y así aumentar las ventas (a quién le gusta que le pinchen, ains), lo ideal sería sacar ese medicamento en pastillas. Para ello tiene que sacar ese fármaco con otros excipientes y estudiar la bioequivalencia, es decir, que cuando dos medicamentos se administran con el mismo principio activo, en igual cantidad e igual calidad, en idénticas condiciones, se alcance una biodisponibilidad similar.

Imagino que ya sabréis por dónde van los tiros. Sí, no sólo los laboratorios que fabrican genéricos realizan estudios de biodisponibilidad y bioequivalencia para sacar los mismos medicamentos pero más baratos, también los laboratorios “de marca” los hacen para sacar nuevas presentaciones del mismo producto. ¿Por qué, entonces, desconfiamos de los genéricos y no de las marcas? En el próximo capítulo hablo de eso y del famoso 20%

Hasta aquí llegamos hoy. Entiendo que algunos conceptos puedan resultar farragosos, así que preguntad sin miedo :) La bibliografía utilizada especialmente para el artículo de hoy ha sido el Flórez, uno de los clásicos de Farmacología Clínica usados en Medicina.

Todos estos artículos se los dedico a Javithink, por toda la ayuda prestada para realizar estos artículos y por ser mi mejor ejemplo de médico crítico ;)

19 opinaron sobre “¿Qué es mejor, un medicamento de marca o un genérico? Biodisponibilidad y bioequivalencia

  1. Desconfiamos de los genéricos porque si la forma farmacéutica es solución o suspensión, no hace falta que se dé bioequivakencia, porque muchas veces, se reemplazan los estudios de bioequivalencia por estudios de disolución, y porque la síntesis del principio activo también es diferente, por lo que hay diferencias más allá de la biodisponibilidad.

    • Elena, no entiendo tu comentario. Me cuesta creer que un laboratorio no haga estudios de bioequivalencia incluso si la forma farmacéutica es la misma, tendrá que demostrar que el fármaco es bioequivalente antes de venderlo, ¿no? En cuanto a que la síntesis del principio activo, si la sustancia es la misma ¿qué diferencias puede haber?

  2. Pingback: ¿Qué es mejor, un medicamento de marca o un genérico? Biodisponibilidad y bioequivalencia | Noticias - d2.com.es

  3. Pingback: ¿Qué es mejor, un medicamento de marca o un genérico? Biodisponibilidad y bioequivalencia | PHP SPain

  4. @Elena , te recomiendo que le eches un ojo al editorial del British Medical Journal de hace un par de semanas que se preguntaba por qué si los estudios (incluidos aquellos que manejan variables clínicas, que a los médicos es lo que nos importa, igual que al paciente) no mostraban diferencias entre genéricos y de marca había tantos editoriales de revistas defendiendo el fármaco de marca…

    ((y, por cierto, una pasadita por el MEDLINE con una revisión sobre “brand-ed” y “generic” en temas como, por ejemplo, epilepsia, deja bien claro que el problema de los genéricos es muy poco clínico y más comercial…

    pero sí, digamos cosas tan claras y poco confusas como que la parte contratante de la primera solución se mezcla con la parte contratante de la segunda solución… etc…

    Un saludo

    • ¿Podrías poner el link, Javier? Me interesaría leerlo, dado que lo mejor que he encontrado hasta ahora (que no es poco) son artículos en el BIT del SNS y el de Osakidetza.

      ¡Muchas gracias! :)

  5. @javier, podrias poner el link a lo que mencionas? Muchisimas gracias.
    Respecto a tu frase final, no sé si pudieras referirte a lo que exponía en mi post. Puede ser que no me haya explicado bien, pero no hace falta insultar tampoco…
    Os adjunto un documento donde se explica que es un estudio de biodisponibilidad, uno de bioequivalencia y los requisitos para que lo consideren a la hora de registrar un medicamento “esencialmente similar” que es un generico. http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Scientific_guideline/2009/09/WC500003519.pdf
    Podeis ver que el parametro que debe mirarse es la Cmax (concentracion maxima del farmaco en plasma) la tmax (tiempo al cual se alcanza Cmax y AUC (area bajo la curva).(ver lineas 364 y ss) Esta ultima debe estar comprendida entre 0,8 y 1,25 y eso es lo que supongo que os referís cuando hablais del 80% de concentración de principio activo, no es tal, es en % que llega a plasma, así es que tranquilos, será por principio activo… Respecto a las mezclas racémicas activas y a los metabolitos, también hay normas estrictas que nos protegerían (ver líneas 245 y 301).
    El problema al que yo me refería es que en comprimidos, tabletas y demás formas orales sólidas, estos ensayos que serían estupendos, NO HACE FALTA HACERLOS, sino q pueden sustituirse por un simple ensayo de disolución en un vaso de precipitados (ver líneas 473 y ss) y eso yo lo considero “trampa” asi es que muchos genericos no han demostrado bioequivalencia in vivo, y eso a mí, no me gusta… Pero, @javier, es una opinion.

    • Realmente, Elena, no son la Cmax (concentración máxima, para los profanos) o la AUC (área bajo la curva) las que tienen que estar entre ,8 y 1,25, sino los límites del intervalo de confianza al 90% del cociente entre la Cmax de la referencia y el probando. En otras palabras: si dividimos la Cmax del medicamento de marca con la del genérico (cociente) y le añadimos un margen de error (1,6 veces la desviación estándar, una especie de “error de medición”), los extremos de ese margen tienen que quedar entre 0,8 y 1,25. Mira este gráfico: sólo los medicamentos A y B cumplirían los requisitos.

      En cuanto a lo de la solubilidad, tiene un cierto sentido. ¿Por qué habría de demostrar yo la bioequivalencia de algo que se administra por vía intravenosa? Por idéntico motivo, si lo que tengo es una solución acuosa para tomar por boca, ¿qué se supone que he de demostrar? Y si en vez de una solución acuosa he probado que es un sólido perfectamente soluble, ¿dónde está el problema? IMHO, vamos.

  6. Gracias por la puntualizacion @EC-JPR, y muy de acuerdo con las formas farmacéuticas inyectables, pero no estoy de acuerdo con la asimilación a biodisponible de una forma oral (solucion, suspension o forma sólida soluble). Igual conoces algun estudio que correlacione esto mismo (absorción y distribución vs estudio de disolución). Creo que existe en la comunidad médica una creencia de que todos los genéricos han demostrado bioequivalencia mediante estudios en voluntarios sanos y es exactamente al contrario, la mayoría no han hecho ensayos in vivo, eso es importante difundirlo. En cualquier caso, voy a hacer declaración de conflicto de intereses. En el pasado he trabajado en laboratorios farmaceutico (genéricos y marcas) y actualmente y desde el 2008 no me une relación de ningún tipo con laboratorios farmacéuticos, que pienso que hacen muchas cosas bien y están un poco “demonizados” por la comunidad médica, que no la científica. Y desde el laboratorio creedme, también ves algunos médicos que… Actualmente trabajo en el sector de los análisis clínicos. Saludos!!

    • EC-JPR y Elena: en la parte estadística, estoy de acuerdo con EC-JPR. En la parte más médica, Elena, tu comentario es bastante interesante; según tengo entendido, para demostrar bioequivalencia hay que realizar estudios in vivo, de otro modo no se aprueba ese fármaco, ¿no? Según leo en el boletín del Servicio Cántabro de Salud, por ejemplo, “los estudios de bioequivalencia se realizan mediante ensayos clínicos controlados, normalmente cruzados y a doble ciego, en grupos de 12 a 36 voluntarios sanos asignados de forma aleatoria”

  7. Sí, sí, yo os pongo el enlace cuando la semana me deje no vivir en un guardia-salientedemoledor-guardia— (el miércoles será el día, I guess) :)

  8. Hola a todos!
    @Javier, gracias… realmente os admiro el tema de las guardias. Creo que no me puedo ni imaginar qué es eso… Mucho ánimo. Yo a partir del miércoles, desconecto, pero no problem, lo miro a mi regreso, es sólo curiosidad. Hace mucho que me dediqué a esto de registrar genéricos y la verdad es que me agita la mente esta discusión ;)
    @Sophie, pues sí, la mayoría de estudios que demuestran la bioequivalencia antes de comercializarse no son estudios in vivo en voluntarios sanos sino estudios de disolución. Eso es así por el enlace que puse en mi post, una guía que permite obviar los estudios de bioequivalencia en voluntarios sanos para las formas farmacéuticas intravenosas (vale), pero también orales (solución, suspensión y formas farmacéuticas sólidas -comprimidos, cápsulas y granulados- En esto es en lo que yo, modestamente y humildemente discrepo, puesto que me parece que no se puede inferir absorción y distribución a partir de disolución. Como os comentaba, soy la única que opino así, o sea que no debo tener razón, pero os agradezco que me permitáis dar mi opinión.
    Un abrazo a todos y ánimo con las guardias…

    • No es cuestión de tener o no razón ;) sino de conocer tu opinión al haber trabajado en eso, porque quizas puedas aportar puntos de vista y datos que hasta ahora no había tenido ocasión de leer. Mañana sigo preguntando y dudando, jeje, ahora mismo estoy con las neuronas por los suelos ya…

  9. Pingback: Medicamentos a partir de células de retina humana - ¡Cuánta Ciencia!

  10. Hola Sophie:
    Bueno. Creo que Elena tiene razon, aunque por una cuestion de logica (aunque no soy demasiado espabilado en eso).
    Si realmente los genericos son todos iguales en su acción (ya que lo han demostrado en sus estudios) ¿por qué existen medicamentos que expresamente te prohiben que sean sustituidos? Por ejemplo, el salbutamol.

    • En este caso, Zolpi, creo que la lógica tiene una trampa en tu argumento, puesto que has puesto el único ejemplo de fármaco que ha de prescribirse obligatoriamente por marca que tiene genérico.

      – Insulinas, resto de inhaladores -excepto budesonida, que sí tiene genérico-, hormonas tiroideas y acenocumarol (en este último caso ni siquiera hay otro fármaco comercializado con el mismo principio activo) no tienen genéricos y hay que prescribirlos por marca…

      – Los inhaladores, por lo que tengo entendido, tienen una particularidad que hacen que haya que prescribirlos necesariamente por marca: el aplicado, no todo cabe en la maldita boquilla de la cámara de inhalación, ya sabéis, cada cámara tiene sus inhaladores (aunque haya alguna universal).

      bueno, el miércoles os mando el link a lo del BMJ, ahora os dejo, que ando por Cambridge.

  11. Pingback: ¿Qué es mejor, un medicamento de marca o un genérico? Las dudas más frecuentes « Mondo Medico

Los comentarios están cerrados.