Nota: debido a la avalancha de comentarios que han derivado en otros temas, desvirtuando por completo el debate se cierran los comentarios.Que tengan un buen día

Cuando hablé hace tiempo de la limpieza hepática de Andreas Moritz, me llovieron comentarios y correos. En su momento me asombró que hubiera personas con suficiente tiempo libre para insistir pesadamente en ponerme vestidita de limpia, en llenar dos folios enteros de insultos al blog y testimonios acerca de la maravillosa limpieza, incluso ofreciéndose a enviarme las piedras que decían haber expulsado o, como se cerraron los comentarios para evitar el efecto hilo podrido, comentaban en otras entradas del blog. Pasé olímpicamente de todo eso, llevar tiempo con un blog da solera y aguante frente a trolls, personas con ganas de insultar y pseudocientíficos con ganas de guerra, aparte de que quien pasa al insulto y el ataque personal por no estar de acuerdo con lo que escribo no merece que le dedique mucho tiempo. En fin, siempre había pensado que cada uno puede hacer con su salud lo que le dé la gana, pero ir difundiendo dogmas antisalud, ir en plan gran gurú de la salud cargándose los principios elementales de la Medicina ya es pasarse de rosca. Tantos años, siglos, estudiando, luchando por comprender la Salud y la Enfermedad para que venga un charlatán a soltar sus dogmas y, lo que es peor, que sus “seguidores” no se cuestionen nada de ninguna manera ni busquen entender el por qué de las cosas. En su momento argumenté claramente por qué no me creía la limpieza hepática y todavía estoy esperando que alguien se deje de testimonios, de enlazarme páginas loando y alabando a Moritz, sin enlazar ningún artículo científico y me dé una explicación científica, racional y reproducible de por qué se produciría la dichosa limpieza.

Leí este fin de semana unos cuantos artículos muy interesantes en Pharyngula. Me encuentro con que Andreas Moritz va ahora y dice que el cáncer no es una enfermedad, sino una sana respuesta al estrés. Tócatelos, Mariloles, tanto tiempo intentando comprender la génesis del cáncer, por qué una célula normal que se reproducía con normalidad pierde el contr0l y se pone a proliferar como una loca y monta un gran circo en el cuerpo, tanto tiempo intentando frenar esa maquinaria desbordada y evitar, paliar o curar el cáncer y llega este hombre a decir “ah, no, no es una enfermedad”. Lo peor es que llegue alguien y se lo crea sin cuestionarse nada, sin preguntarse qué hay de cierto o falso. En Pharyngula no se cortan un pelo y lo dicen claramente: Dangerous idiot with bogut medical advice. Me entero también de a Andreas Moritz no le gusta que le critiquen ni le lleven la contraria, a eso le llama difamar e intenta cerrar los blogs de quien lo hacen, como Michael Hawkins o Pharyngula, intenta denunciarles, silenciarles, quitarles de enmedio. Oh my gosh.  Y luego le preocupa que se haya formado ruido y la gente se haya fijado en él para decirle “pero vamos a ver, de qué vas”. A ver si lo entiendo: un charlatán, un pseudocientífico puede tranquilamente exponer sus teorías, no aceptar críticas, hacerse la víctima de quienes le lleven la contraria. Puede pedir que cierren blogs científicos, blogs detractores, puede enfadarse. Sin embargo, alguien que tenga un blog científico, que razone, que explique y argumente, no puede opinar, contestar, replicar ni patalear siquiera, se tiene que comer con papas lo que el otro diga. Si os dáis una vueltecita por cualquier blog cientifico, veréis las veces que hemos encajado un error, una opinión contraria, las veces que hemos recibido una colleja. Con deportividad, asumiendo errores porque no somos perfectos, se nos puede escapar un detalle o dejar algo sin explicar bien, yo la primera, que mi despiste es algo legendario ya. Las veces que nos hemos retractado o hemos corregido. No incluyo los insultos, claro está, quien se quiera desahogar que se vaya al monte a pegar gritos.

Hartita me tienen.

Facebook Twitter Email
Publicado en Sin categoría.

El subtítulo de mi blog es “La Medicina está en todas partes”. Hace un tiempo leí un poema precioso en Sopa de Ciencias:

DNA o ADN, poco importa
si en castellano o en inglés: el caso
es que me muero por tus proteínas,
por tus aminoácidos, por todo
lo que fuiste una vez, cuando tus padres
vinieron de cenar algo achispados
y, después de tirar de la cadena,
hicieron una nueva con tu nombre,
con tus curvas y con tus fantasías.
Dame una foto de tu DNA
tamaño DNI, que me retuerzo
de ganas de mirarla a todas horas.

Buen fin de semana, el lunes seguimos hablando de Medicina ;)

Actualización: anoche me enteré de la muerte de Benedetti. Recuerdo que lo primero que leí de él fue un libro de haikus que encontré en la biblioteca pública y ahí me enganché, totalmente fascinada por la sencillez y concreción con la que este hombre escribía cuentos y poemas. Que descanses, maestro…porque después de todo, la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida.

Facebook Twitter Email
Publicado en Sin categoría.

Circula por internet un correo en el que se habla de un caso de leptospirosis por contaminación de una lata de refresco. Al parecer, en el sitio en el que se habían almacenados había ratas y una de ellas que estaba infectada por leptospira orinó sobre una lata, causando la infección de la persona que posteriormente bebió de ella sin limpiarla previamente.Existen varias versiones de este popular correo, y aunque contiene elementos reales, hay otros que hacen sospechar que puede tratarse de un hoax más.

La leptospira es una bacteria con forma de hélice o sacacorchos, no un virus como se comenta en algunos correos. Cuando se estudia su transmisión, se ve que se da fundamentalmente por aguas contaminadas por animales infectados por esta bacteria, sobre todo roedores y animales domésticos. Es una bacteria que requiere unas determinadas condiciones de humedad, temperatura y pH para poder sobrevivir en el ambiente, de manera que es mucho más frecuente en los países tropicales que en el nuestro y dentro de España se da más en zonas de alcantarillado, aguas residuales, aguas estancadas, etc.

Cuando una persona se infecta con leptospira, en general muestra fiebre de repente, con escalofríos, dolor muscular, dolor de cabeza , tos seca en algunos casos, náuseas, vómitos y diarrea en la mitad de los casos y conjuntivitis. En algunos casos se pueden presentar aumento de tamaño del hígado, bazo o ganglios linfáticos acompañados de dolor de garganta y erupción cutánea. Son síntomas que remiten con el adecuado tratamiento antibiótico y es raro que la enfermedad se complique y se produzca la muerte, sobre todo de manera fulminante, como se asegura en el correo. Si quieren saber más sobre el tema, pueden echar un vistazo aquí.

Si examinamos el envasado de las latas de refresco, observamos que vienen agrupadas en seis latas por lo general, recubiertas por un plástico. ¿ Es posible que en esas condiciones una rata orine encima y contamine la lata? Y en el caso de que las latas estuvieran almacenadas sin el plástico protector y efectivamente una rata orinara y contaminara la lata de leptospira, ¿nadie detectaría ese olor en su lata de refrescos? No he tenido la oportunidad de percibir ese olor, ni quiero tenerla, pero por lo que me han comentado es muy característico y penetrante. Estoy de acuerdo con lavar o limpiar la parte superior de las latas si no se conoce bien o se desconfía del método de almacenamiento y la higiene del lugar de almacenaje, o si se observa polvo o suciedad, pero una cosa es ser prudentes y otra totalmente alarmistas.

¿Y vosotros qué opináis?

Facebook Twitter Email
Publicado en Sin categoría.